04: Meta programa Comparación de relaciones.

Metaprograma Comparación de relaciones

¿Cómo compara información la mente?

Igualar – similitud | Desigualar – Diferencias

Flexibilizar este meta programa te permitirá ampliar tu mente hacia nuevas ideas y tener más opciones e identificar la forma en la que otros comparan cosas y así responder con más empatía.

● ¿Has notado que hay personas que sólo se fijan en lo que no les gusta o en lo que les ha gustado?
● ¿Has presentado algún proyecto y lo primero que te mencionan es lo que está “mal hecho”?

Este metaprograma aborda la forma en que trabajamos y comparamos información. Describe el estilo de pensamiento que adoptamos hacia la información. Podemos buscar igualar lo que ya es conocido, lo que encontramos semejante a nuestro conocimiento previo, buscando puntos en común o aquello que difiere o desiguala nuestro conocimiento, haciendo distinciones. Determina de forma general nuestro estilo de pensamiento, razonamiento, aprendizaje al igual que la forma en que vemos el mundo.

Preguntas de elicitación

  1. Al colocar 4 lapiceros similares de diferente color sobre una mesa, tres alineados hacia arriba y uno en diferente posición, ¿Qué es lo primero que notas?
  2. Cuando buscas comprar algún artículo, que es lo que tienes en mente ¿lo que quieres evitar o lo que quieres conseguir?
  3. Cuando conoces a una nueva persona ¿qué notas primero: lo que te gusta de la persona o lo que te desagrada?

Identificación

  • Igualar las similitudes. Las personas que igualan las similitudes enfocan su atención a cómo las cosas que suceden en su experiencia actual coinciden con sus experiencias previas. Buscan patrones y similitudes y generalmente valoran la seguridad y quieren que las cosas se mantengan casi siempre igual, por lo tanto, se sienten amenazadas frente al cambio, evocando un punto de vista conservador. Debido a que les gusta lo común y estable, podrían mantenerse cómodamente en un trabajo por varios años sin experimentar incomodidad. El rápido crecimiento y cambio de información, acelerado por la tecnología, puede producir estrés y dificultades.
  • Desigualar las diferencias. Aquellos que desigualan notarán en primer lugar la diferencia entre las cosas. Valoran el cambio y muchas veces sólo por cambiar, variar y no les gusta situaciones que permanecen estáticas ya que las encontrarán aburridas. Cuando esto se lleva al extremo, las personas solamente notarán las diferencias, los problemas y las cosas que no encajan. Esto representa un estilo de pensamiento más refrescante en contraste al estilo más estable de los igualadores. Aquellos que desigualan por diferencia notarán el cuadro en la pared que está torcido. Términos sobre cambio como reingeniería, innovación, nuevo, diferente, etc. sonarán como música para sus oídos. Personas que desigualan de forma extrema se emocionan frente a cambios revolucionarios.
  • Grados entre igualación y desigualación. La línea continua entre igualar y desigualar brinda numerosos espacios en el medio. Personas que viven en el medio, les gusta un poco de ambos. Éstas podrían inicialmente igualar y luego desigualar o inicialmente buscar las diferencias y luego las similitudes.
    • Igualar y luego desigualar. Describe a personas que primero notarán similitudes, luego diferencias; les gustará mantener las cosas relativamente iguales, sin embargo, se adaptan a cambios (mejoras) graduales.  Generalmente, prefieren un pequeño cambio en sus vidas cada dos o tres años y pueden tolerar un cambio mayor cada 5 o 7 años, viven de forma estable.
    • Desigualar y luego igualar. Describe aquellos que inicialmente notan las diferencias y luego las similitudes, disfrutan el cambio y la variedad, pero no mucho y ciertamente no un cambio revolucionario. Disfrutan reacondicionando cosas y lo hacen como parte de su rutina. Esto podría llevarlos a cambiar relaciones, trabajos, casas, etc. de una manera frecuente para satisfacer su deseo por variedad. A estas personas les gusta el cambio evolutivo.
    • c. Igualar y desigualar de forma ecuánime describe una forma equilibrada de ordenamiento entre ambas, dando a la persona mucha flexibilidad al cambiar de atrás hacia adelante sin regirse por ningún patrón. Estos individuos frecuentemente dicen “Mientras más cambian las cosas, más se mantienen igual.” Buscarán de igual forma el cambio y la diversidad.
  • Aunque pueden existir personas que igualan o desigualan de forma extrema, la mayoría incorporamos una mezcla de ambos. Esto significa que podemos ubicar una tendencia a buscar similitudes y diferencias a lo largo de una línea continua y verlas, no como ya sea una u otra, sino en término de grados. Hacerlo de esa forma permite hacernos la pregunta ¿En qué grado? o ¿cuánto filtramos por similitudes o diferencias? Esto genera dos ejes, surgiendo cuatro cuadrantes:

Lenguaje y comunicación

Con aquellos que igualan, enfatiza en las áreas de común acuerdo, seguridad, lo que ambos quieren, etc., e ignora las diferencias al inicio.

Con aquellos que desigualan, enfatiza cómo las cosas difieren, que son nuevas, diferentes, en distinciones, innovaciones, lo revolucionario, la aventura, el desarrollo, crecimiento, evolución, etc.

Con las personas que igualan y luego desigualan, escucha los términos comparativos como más, menos, mejor, mayor que. Con aquellos que incorporan un poco de ambos, alterna entre cosas semejantes y diferentes.

Con desigualadores que dan un paso hacia el rol de “prueba” o “abogado del diablo” cuando forma parte de un equipo, escucha sus enunciados y tradúcelos en preguntas que inviten a un control de realidad. Este esquema hace uso del ordenamiento por diferencias cuando se lleva a cabo un proceso de solución a problemas: “Muchas gracias por esa crítica, podemos usarla. Ello despierta la pregunta de qué podemos hacer sobre este problema potencial y cómo proactivamente prevenirlo de que surja en primer lugar. ¿Qué ideas tienen acerca de esto?”

Desafíos

Cuando se presenta una idea, instrucción, sugerencia, creencia, principio, etc., a quien desiguala, su cerebro inmediatamente desigualará y vendrá de vuelta con una lista de “Sí, pero…” para demostrar por qué esa idea no funcionará o carece de validez. Cuando estas personas hacen esto de forma constante, especialmente en relaciones sentimentales o cuando se trabaja con ellos en un proyecto, puede ser muy frustrante, aun así, esto no es “malo”, solamente diferente. Para reducir esta tensión, presenta una idea como algo que probablemente no vaya a funcionar para que pueda desigualar eso. Ellos probablemente estarán dispuestos a darte una lista de razones por las que sí funcionará. Marca el paso con frases como “Tengo serias reservas sobre la capacidad que tenemos de concluir este proyecto en tiempo…”

Desigualadores polarizados, son aquellos que se encuentran atrapados en un patrón extremo de desigualación. Estas personas responderán automáticamente con la respuesta opuesta a cuál sea tu deseo o expectativa. Cuando esto sucede, de forma sincera y congruente juegan con esa polaridad.

Cuando ofreces a una persona que iguala algo nuevo, responderá con una comparación similar, “¿Acaso eso no se parece a…?” Estos individuos filtrarán inicialmente con similitudes. Al influenciar, juega con su zona de comodidad y enfatiza las similitudes entre tu propuesta y aquello con lo que ellas están familiarizadas.

Debido a que en su mayoría las personas tienden a igualar que a desigualar, las franquicias estandarizadas han sido muy exitosas. Los empresarios son personas de negocios creativas que les gusta lo nuevo y excitante de las cosas, filtran por diferencias y aman hacer nuevas distinciones que puedan crear innovación, sin embargo, al cambiar constantemente de sistemas y empleados, tienden a fracasar como gerentes. Para ser exitosos deben contratar a personas que operan por igualación para que lleven a cabo las operaciones diarias, mercadeo, contabilidad y los sistemas de negocios.