04.01 – Brindar retroalimentación

IMPORTANTE

Para desarrollar las habilidades que se explicarán a partir de este momento es necesario que comprendas los meta programas:

Meta Programa Figurativo

Meta Programa Tipo de información

Dar retroalimentación

Todos necesitamos retroalimentación.  Necesitamos buena, precisa, útil, sensorialmente basada y reflexiva retroalimentación para que nos asista en mejorar nuestras habilidades y así incorporar nuevos patrones de respuesta.

Esto aplica especialmente a las organizaciones y las personas dentro de ellas. Debido a la tendencia dentro de las organizaciones a “mantener la paz”, de llevarse bien, de conformarse, de evitar disturbios, etc. aquellos en la cima están especialmente sujetos a sufrir el “recibir únicamente información altamente filtrada”. En el Movimiento de Calidad, Edwards Deming enfatizó la crítica importancia de retroalimentación de alta calidad en cada paso y etapa en la producción y entrega. Eso obedece a que solamente podemos cambiar y realizar correcciones cuando sabemos específicamente qué cambiar de forma que podamos movernos al siguiente nivel.

Desempeñarse con alto desempeño requiere brindar retroalimentación precisa y útil para que la persona pueda reflejarse adecuadamente. Esto le permite a la persona afinar sus habilidades y/o descubrir nuevos patrones de desempeño. La gran amenaza a la calidad de la retroalimentación es la lectura de la mente, la tendencia a dar consejos no solicitados e imponer nuestras evaluaciones.

La lectura de la mente pone en peligro tu imagen como alguien que brinde retroalimentación asertiva ya que fracasa en identificar el origen y sustento de nuestras apreciaciones. “Puedo ver que estás preocupado (pensativo, molesto, enojado, enamorado, etc.)”. Mientras más dependas de tu conocimiento interno, intuición y sentimientos, menores serán tus habilidades de brindar retroalimentación de alto nivel.

Las personas necesitan de tu retroalimentación y no necesitan tus juicios o evaluaciones. Ellas necesitan retroalimentación precisa, puntual, sensorialmente basada que refleje sus comportamientos, permitiéndoles afinar sus habilidades y desarrollar nuevas. La retroalimentación se diferencia de la evaluación ya que la primera es sensorialmente basada en función del comportamiento y la segunda es una imposición de nuestras interpretaciones.