02: Las personas responden de acuerdo con sus mapas.



«Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos creamos el mundo.»

— Siddhartha Gautama, Buddha.

Las personas responden de acuerdo con sus mapas.

Dice la fábula que una vez iban por un camino un viejo, un burro y un niño. El niño iba montado en el burro y el viejo caminaba a la par. Pasaron por un caserío, y la gente criticaba: “Qué niño más desconsiderado, no se da cuenta de lo cansado que irá su abuelo”. Al oír los comentarios, el niño se bajó y el viejo se montó al burro. Pasaron por otra aldea y la gente protestaba: “Qué viejo tan descarado, poner un niño a caminar, no hay derecho”. Ante esta crítica, el viejo resolvió que su nieto montara también, detrás de él. Pero al pasar por el siguiente pueblo la gente murmuraba: “Qué abuso, pobre burrito con semejante peso”. Al oír esta observación, ambos se bajaron del burro y siguieron caminando al lado del burro. Ya iban llegando a su destino, pero al entrar al pueblo la gente los señalaba y se burlaba de ellos: “Miren qué tontería, tienen un burro y ni siquiera lo usan”. La moraleja es obvia: cada uno emite un comentario de acuerdo a su punto de vista.

¿Por qué esto es importante?

  • ¿Le has dado una instrucción a un empleado en el trabajo y el resultado de lo que te entrega es diferente a lo que pediste?
  • ¿Has visitado otro país en donde una palabra que usas en tu país tiene diferente significado en ese lugar?
  • ¿Alguna vez has tomado una decisión diferente a lo que muchas personas te dijeron que hicieras?

Lo que aprenderás a continuación te ayudará a comprender por qué cada persona actúa de formas que podrían parecer “extrañas” de acuerdo con tu criterio.

¿De qué se trata?

  • Tomamos decisiones y acciones de acuerdo con lo que COMPRENDEMOS del mundo y no de acuerdo como el mundo es. Esa comprensión del mundo está formada por creencias, valores, actitudes, lenguaje, memorias y cualquier otro filtro psicológico. Así como pensamos, así somos.
  • Si una persona desea cambiar la forma en la que interpreta el entorno, debe cambiar primero sus creencias y valores que definen su realidad. Un cambio externo no tendrá mayor relevancia pues la persona seguirá abordando el mundo de la misma forma.
  • La mejor forma en la que podemos ayudar a alguien a que pueda cambiar su mapa de la realidad, es desarrollando nosotros mismo un mayor nivel de flexibilidad en nuestra comunicación para poder asistir a las personas a que puedan cambiar esos mapas.

Puntos clave.

  • Respondemos al mundo de acuerdo con la percepción que tenemos de él y no de acuerdo con cómo es el mundo.
  • Nuestras decisiones se rigen por nuestras creencias, pensamientos, valores; si los cambiamos, nuestras decisiones cambiarán.
  • Para que una persona cambie sus “mapas mentales” debemos desarrollar una comunicación flexible.

Ejercicio.

Expresa con tu voz la frase “Las personas responden de acuerdo con sus mapas”. Utiliza un volumen, tono, velocidad que sea de tu agrado, y repítelo hasta que te agrade la forma en la que lo dices. Ponte de pie y utiliza tu cuerpo; agrega movimiento a tu frase usando brazos, piernas, hasta que logres incorporar una acción corporal al momento que dices la frase. Hacer esto imprimirá el mensaje no solamente en tu mente, sino también en el cuerpo. Disfruta el ejercicio, juega y diviértete, el cerebro reacciona diferente ante el juego y se vuelve más receptivo.